CARTA DE AGRADECIMIENTO AL CONCLUIR LA CAMPAÑA DEL DIEZMO 2018

Apreciado Hermano en la Iglesia:

Está por concluir la campaña diocesana del diezmo 2018. Ante todo, como pastor de esta Iglesia de Zipaquirá quiero expresarle mi más sincero saludo de gratitud por haber respondido este año al llamado a esta generosa ofrenda.

Es importante que no lo olvide, que la donación, elevada o no en su cuantía, ha de ser el efecto de una disposición del corazón que siente la alegría del dar y del saber que muchas personas y comunidades se verán beneficiadas por usted. Su ofrenda contribuirá para que los sacerdotes de nuestro clero puedan recibir una mejor atención para que puedan servir más y mejor a los fieles en las comunidades parroquiales, que los sacerdotes mayores del Centro Sacerdotal vivan en las mejores condiciones físicas y espirituales pues esta es la finalidad de nuestra importante fundación Bernardo Acosta Padilla; también, su aporte ayudará a una mejor preparación al sacerdocio de los jóvenes en nuestro Seminario Mayor por cuanto su preparación contribuirá al bien de los fieles en el futuro. Con su diezmo, muchas familias que no tiene lo suficiente para una adecuada alimentación serán atendidos por nuestro banco diocesano de alimentos (BADiZi) y finalmente, su oblación contribuirá para que su parroquia cuente con más recursos para desarrollar obras de evangelización y de ayuda a los más necesitados.

Su aporte del diezmo en el presente año como en los anteriores y los futuros, ha manifestado su amor y solidaridad con la Iglesia diocesana. Usted se ha despojado de un dinero pensando en los demás; y, esto ha sido posible por una colaboración con la gracia de Dios en su mente y corazón. Su diezmo lo ha asemejado más a Dios porque Él es amor. El diezmo nunca ha dejado a nadie pobre, más bien lo ha enriquecido humana y espiritualmente. A través de su generosidad el Señor llegará a muchos. Toda ofrenda por amor siempre será un triunfo sobre el egoísmo y la dureza del corazón humano. Si usted es padre de familia y tiene hijos, deles a conocer lo que hace para que aprendan y luego imiten su proceder.

Al finalizar esta campaña por tanto quiero en primer lugar felicitarlos porque haber contribuido ha sido una señal de que Dios ha tocado su corazón, iluminado su vida y alegrado su existir; y en segundo lugar, darles gracias porque con el diezmo han contribuido para que el amor y la palabra del Señor pueda llegar a más y más corazones, familias y comunidades.

El Señor los bendiga.

 

+Héctor Cubillos Peña

 Obispo de Zipaquirá