Catedral Diocesana Zipaquirá

100 Años

 

En esta página encontrarás todo lo relacionado de nuestra hermosa Catedral Diocesana de Zipaquirá: Horario de atención, párrocos, historia, economía, limites, demografía,  cultura y sus aspectos religiosos.

Zona Pastoral: De la Santisima Trinidad.

Arciprestazgo: Santa María Madre de Dios.

Parroco: Pbro. Miguel Diáz Tamayo

Vicario(s) Parroquial(es): Cascavita García Hernán Gregorio

Dirección: Calle 6 Nº 7-23

Barrio: Centro

Municipio: Zipaquirá

Teléfonos: 8522577 Fax 8524578

Correo electrónico: placatedral@diocesisdezipaquira.org

Página Web: www.diocesisdezipaquira.org

 Como llegar:

Horarios de misas:

Lunes a Sabado: 7 am, 12 m y 6 pm. Domingos: 7 am, 9 am, 11 am, 12 m y 6 pm.

Horario de atención:

Lunes a Viernes: 8 am a 12 m y 2 pm a 5 pm. Sabados: 8 am a 12 m.

Horario de confesiones: Media hora antes de cada misa.

Sacerdotes Adscritos: Media hora antes de cada misa.

 

 

CARACTERÍSTICAS DE LA PARROQUIA:

Historia: Por el decreto del 3 de agosto de 1779 del señor Arzobispo de Santafé de Bogotá y ante la extinción del Curato de Indios que ha pasado a Nemocón, se crea la parroquia de blancos con el título de la Santísima Trinidad y San Antonio, con todos los privilegios y derechos, por el Arzobispo Antonio Caballero y Góngora y se formó La Junta de Notables para construir el nuevo templo. La construcción se inicia en 1805 y se termina en 1916 para ser consagrada el 19 de noviembre por el Arzobispo Bernardo Herrera Restrepo. El 1º de mayo de 1952 recibe el título de Catedral al crearse la Diócesis de Zipaquirá. En 1967 un terremoto pone en peligro la estructura del templo. De inmediato se inicia la restauración arquitectónica al igual que la reconstrucción del presbiterio, el tambor en vez de cúpula, la piedra y el ladrillo a la vista y el altar mayor es consagrado en 1972 en honor de la Inmaculada Concepción de María. En 1974 se termina el piso de piedra, en 1979 la capilla mausoleo de los Mártires Zipaquireños y en 1991 la capilla mausoleo de los Obispos.

Geografía:

A la creación de la Diócesis es la única parroquia de la ciudad. El 18 de diciembre de 1956 se crea la Vicaría parroquial del Divino Niño con territorio separado que sólo en 1959 pasa a ser parroquia. El 21 de febrero de 1969 se desprende la Vicaría parroquial de San Rafael que pasa a ser parroquia en 1974, recibiendo el título de Nuestra Señora de Lourdes en 1992. El 24 de febrero de 1970 se crea la Vicaría parroquial de San Juanito y los Coclíes en la capilla del Cedro; luego pasa al actual templo en 1978 y recibe el título de Nuestra Señora del Carmen en abril de 1992. El 22 de diciembre de 1984 se crean las parroquias de Nuestra Señora de los Dolores y la de San José, que sólo se inicia como tal con el nombramiento del primer párroco el 17 de enero de 1991. El 29 de mayo de 1992 se desprende de la parroquia de San José la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción. Monseñor Fabio Suescún Mutis, Administrador Apostólico de Zipaquirá, crea las siguientes parroquias: Nuestra Señora de Chiquinquirá, Inmaculada Concepción y Nuestra Señora de la Asunción el 29 de mayo de 1992. Monseñor Jorge Enrique Jiménez Carvajal crea las parroquias del Sagrado Corazón, San José Obrero y María Auxiliadora.

Límites:

La parroquia de la Catedral tiene los siguientes límites: por el norte con las parroquias de Nuestra Señora del Carmen y el Divino Niño; por el occidente con las parroquias de Nuestra Señora de los Dolores y Nuestra Señora de la Asunción de Cajicá; por el sur con la misma parroquia y la de Nuestra Señora de la Asunción de Zipaquirá; y por el oriente con esta y la parroquia de San José.

Demografía:

La parroquia cuenta con unas 3.000 familias para un promedio de 13.500 habitantes y una población flotante de 6.000 personas durante el día por el trabajo en la Administración Municipal, los Bancos, la Plaza de mercado, los supermercados, el comercio, los colegios y mucha gente que acude de las poblaciones vecinas.

Economía:

Sus habitantes son empleados, comerciantes, hacendados, profesionales y pensionados. Las dependencias municipales y judiciales, los bancos y corporaciones de ahorro, las sedes de los principales sindicatos y las cooperativas dan un matiz especial a la parroquia. Lo mismo las instalaciones de los Seguros Sociales, varios Centros de profesionales de la salud y las dos clínicas privadas. Los centros comerciales, los numerosos bares, discotecas, restaurantes y el centro turístico y artesanal a la entrada de las salinas y la Catedral de sal.

Educación y cultura:

Como herencia del pasado existen, las Casas de la Cultura, el Museo Quevedo Z., el Teatro Macduall, la Academia de Historia de Cundinamarca. En educación tiene un colegio oficial, en el año 2000 contaba con 22 colegios privados de preescolar y primaria. Secundaria cuenta con cuatro colegios, seis centros de educación no formal. Varias facultades de universidades de Bogotá.

Aspecto religioso:

La mayoría de sus habitantes son católicos. Buen número acude a los sacramentos en especial a la Confesión y la Comunión dominical. Hay grupos apostólicos salidos de las Comunidades de Base y Grupos de Oración. El movimiento Carismático tiene su sede en el Centro Social San José. La presencia y actividad del Señor Obispo, sus Eucaristías en la Catedral y las diversas ceremonias diocesanas marcan el ambiente religioso de la parroquia. La Semana Santa presidida por el Señor obispo, con sus procesiones y viacrucis, la fiesta del Corpus Christi, la devoción mariana y los rosarios de aurora incrementan la vida religiosa de la parroquia. El culto a los difuntos, en especial en los entierros, son muy concurridos; la celebración continua de diversos sacramentos y la atención a los enfermos especialmente por los Ministros de la Eucaristía. Actualmente varios grupos de la Lectura Santa son fruto de la Misión 2000. Celebración de matrimonios, confesiones, catequesis de adultos, misioneros, eucaristía de los enfermos, programas de evangelización, jubileo, Ministros de la Eucaristía y de la Palabra, catequesis, catecumenado, emisora Catedral FM estéreo, con diferentes programas de evangelización. Con todos estos aspectos se manifiesta la religiosidad de las gentes.