“Dios dio el primer paso”

El lema que identificó la visita pasada del Santo Padre Francisco fue: “Demos el primer paso”; y su subtítulo fue: “Para comenzar con Cristo algo nuevo en bien de los colombianos”; y, al final el Papa nos invitó a no permanecer quietos. Esta invitación de nuestro pastor universal en la tierra ha de permanecer profunda y claramente inscrita en nuestra mente y nuestro corazón a fin de que los fieles de la Iglesia y todos los colombianos con nuestro empeño e ilusión vayamos construyendo con la ayuda del Espíritu Santo la familia que Dios quiere para sus hijos.

En algunas de las intervenciones el Santo Padre habló de cómo Dios había sido el que había dado siempre los primeros pasos y como Jesús, su Hijo, al hacerse hombre era el primer paso definitivo de Dios y por propia iniciativa suya, movido por su amor y su misericordia al contemplar una humanidad en tinieblas y cadenas del mal en poder, del sufrimiento sin esperanza y de la muerte. Esta reflexión del Santo Padre nos hace pensar a todos, ahora que se acerca la Navidad preparada por las cuatro semanas del tiempo del Adviento o de la espera.

El nacimiento de Jesús es por tanto el primer paso definitivo de Dios que ha dado para acercarse a los hombres. Un paso de compasión y ternura que ha buscado el encuentro con la humanidad. Un paso para iluminar, para liberar, para hacer posible también el encuentro entre todos los seres humanos. Un paso por el cual Dios se ha metido totalmente en la casa de la humanidad para anunciar y demostrar que Dios es Amor. Ese primer paso de Dios fue el que Jesús dio al nacer en Belén de la Santísima Virgen María; primer paso que siguió dando al caminar por los caminos de la tierra prometida y que lo llevo al encuentro de todos, particularmente al encuentro con los pobres y adoloridos por tantos males; un primer paso que concluyó al finalizarlo con su paso de la muerte a la vida, del sepulcro al cielo.

Este paso dio inicio a lo nuevo, a lo bueno y a lo bello. Con el primer paso de Jesús, Dios invitó e incorporó a la humanidad para que también lo diera. Ese primer paso de Jesús es el que debe dar cada discípulo que se pone en camino de ir en pos del Maestro. El Señor, el que dio el primer paso, es ahora el que como cabeza va delante guiando y animando a sus seguidores mediante el Espíritu, para ir dando los pasos para pasar al Padre en peregrinación llena de ilusión, esperanza y fortaleza.

Así pues, todo discípulo de Jesús tiene que estar continuamente caminando, dando el primer paso, recomenzando de nuevo, y ha de hacerlo con otros: los doce apóstoles desde el inicio caminaron juntos con Jesús; solo Judas fue el que apartó de esa marcha conjunta.

El caminar con Jesús y en pos de Él, hace que se produzca algo nuevo: que la vida de los que siguen cambie y haga cambiar a los demás; es por eso que el subtítulo del lema de la visita presenta ese horizonte:” para comenzar con Cristo algo nuevo en bien de los Colombianos”.

La celebración de la Navidad es por tanto la invitación al trabajo de todos para que aparezca lo nuevo en la vida de nuestro país. Así como la luz de la media noche en el portal del nacimiento brilló en su esplendor, los discípulos hemos de hacer brillar las luz de Cristo para que lo nuevo resplandezca en el corazón de cada uno, de cada familia de cada comunidad, de todos los municipios y de toda nuestra patria. Resplandor que es el que produce la verdad, la justicia, la fraternidad, la reconciliación y la paz; resplandor que ha de difundirse y ha de atraer a muchos al encuentro con Cristo y los hermanos.

No hay que perder la gran oportunidad que Dios nos ofrece en esta nueva Navidad; que no sean las frágiles y fugaces luces de los festejos musicales, del consumo de alimentos y regalos, los que en vez de disponernos a salir al encuentro de Jesús que viene, cierran las puertas de la vida a la llegada del amor y de la verdadera alegría.

Que esta Navidad nos haga salir al encuentro de Dios, de los seres que amamos, de los cercanos; y, especialmente de los pobres y necesitados. No nos cansemos de dar el primer paso a lo largo del nuevo año 2018.

+ Héctor Cubillos Peña Obispo de Zipaquirá