Jesús Obrero (Zipaquirá)

 

Zona Pastoral:

De la Santísima Trinidad

Arciprestazgo:

Santa María Madre de Dios

Parroco:

Pbro. Cesar Augusto Márquez Rincón

Dirección:

Trav. 1B n° 17-07 – Barrio Altamira

Municipio:

Zipaquirá

Teléfono:

8511742

Correo electrónico:

pjesusobrero@diocesisdezipaquira.org

Horarios de misas:

Lunes a Viernes 06:30:a.m.
Domingos: 7:00 a.m, 9:00 a.m, 10:30 a.m. y 12:00 m.

Despacho parroquial

Horario de atención:

Lunes a Viernes de 3:00 p.m. a 5:00 p.m.

HISTORIA DE LA PARROQUIA:

Historia: El Señor Obispo, Monseñor Jorge Enrique Jiménez Carvajal, preocupado por la situación del barrio Bolívar 83, encomendó al Padre Bernardo Acosta la misión evangelizadora de esperanza para sus habitantes, quien sin descanso luchó hasta lograr la construcción del templo y la creación de la nueva parroquia. El Padre Pío Gabriel Solano, cuando este barrio pertenecía a la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores, trabajó por construir una casa cural y buscó el espacio para la construcción de una capilla. Actualmente la casa está invadida por personas que necesitadas de vivienda la ocuparon y la capilla finalmente no se construyó. La construcción del templo se inició el 25 de Enero de 1999, gracias a la mística y trabajo por los pobres que poseía el P. Bernardo Acosta. El Padre Bernardo consiguió un terreno, que buscara servir no sólo a la comunidad del Barrio Bolívar 83, sino también a otras comunidades aledañas como las de los barrios Altamira, Samaria y el Codito, y en el Barrio Altamira quedó el lugar más apropiado para esta construcción. Se encargó, también la presencia y trabajo pastoral al Padre Rafael Puentes, quien colaboró desde sus inicios en la construcción del templo y se encargó de su embellecimiento y cuidado. La primera bendición del templo se realizó el 15 de Agosto de 1999. La Parroquia es creada el 19 de Febrero del año 2000, y se pone como titular a Jesús Obrero. Su primer Párroco es el Padre Rafael Puentes Peralta.

Geografía: La Parroquia está situada en el costado occidental del casco urbano del Municipio de Zipaquirá, una zona  montañosa, de vías y caminos empinados. Con barrios de asentamiento poblacional de escasos recursos económicos. Está conformada por los barrios Bolívar 83, Molinés, Altamira y Rincón del Codito.

Demografía: La parroquia cuenta aproximadamente con unos 5.000 habitantes. Dada la multiplicidad de características sociopolíticas que intervinieron en la creación de la Parroquia, se ha generado una población marginada, sin identidad común, ni sentido de unidad y que junto a una baja condición económica cobija en su idiosincrasia múltiples problemas de tipo urbano que muestran una calidad de vida baja, sin condiciones dignas para vivir; vivienda por invasión, con muchas construcciones de cartón, en obra negra o a medio construir, con deficiencia o ausencia de los servicios públicos; inquilinatos que han sido refugio de desplazados y múltiples problemas en el campo de la seguridad; el desempleo, la delincuencia, la venta de estupefacientes y drogadicción especialmente en los jóvenes, son problemas que aquejan y que influyen en el diario vivir de la comunidad. En el campo familiar, muchos son los problemas que se viven, uniones irregulares, abandono del hogar por parte de hombres y mujeres, madresolterismo, ausencia de planificación familiar, violencia y alcoholismo hacen de los jóvenes y de los niños víctimas y terrenos propicios para todo tipo de manipulación y presencia de vicios. Todo esto refleja unas condiciones demográficas de marginalidad, pobreza y miseria. Sin embargo, las gentes de la Parroquia en su gran mayoría reflejan una sencillez y humildad que los hace disponibles y abiertos. Son gente trabajadora en su gran mayoría y con mucha creatividad ante las barreras socioeconómicas que los aquejan. En muchas situaciones dolorosas para la comunidad la solidaridad aparece como un valor. La tenacidad y la capacidad para soportar muchas limitaciones sociales, hacen de sus pobladores gente de esperanza y una opción preferencial de la evangelización.

Economía: El desempleo, la drogadicción y alcoholismo, especialmente en los jóvenes y niños, marca una situación económica muy baja. Es una parroquia obrera con personas en trabajos ocasionales y temporales como la construcción. Vendedores ambulantes. Hombres y mujeres que trabajan en el campo de la floricultura. Son muchos los niños que trabajan para ayudar a sostener la familia, especialmente lo hacen el día martes en el mercado. La indigencia ha creado cultura en muchas personas que viven de la limosna y del campo asistencial de muchas instituciones.

Educación y cultura: Hace tres años empezó la escuela en la sede de la acción comunal, con 250 niños y 10 profesores. Hoy cuenta con instalaciones propias. La gran mayoría de sus pobladores posee una educación muy deficiente, con promedios muy bajos de escolaridad. La cultura es propia de zonas urbanas marginadas, sin raíces culturales que permite una multiplicidad de expresiones y de formas de vivir diversas. La desintegración familiar, el trabajo de la mujer, el machismo, la falta de oportunidades y de acceso al campo educativo hacen que el nivel educativo y cultural se bajo y deficiente. Muchos niños y jóvenes no tienen oportunidad de estudio escolar, ni capacitación y se ha creado una cultura indigente, una Cultura de la violencia y de mucha desocupación.

Aspecto religioso: La mayoría de sus pobladores, es gente religiosa, de piedad popular, pero de una fe que no es comprometida. Muchos reflejan una frialdad, desánimo, prevención y escepticismo frente al campo religioso, gracias a las condiciones difíciles y duras de vida que han experimentado. Otros ven en las instituciones religiosas la ayuda asistencial que les pueda brindar alivio a sus necesidades. El 19 de Febrero de 1996 hicieron presencia evangelizadora y pastoral en la comunidad las Hermanas de San Juan Evangelista. En estos años se ha venido trabajando en la Pastoral Obrera, con tres frentes: juventud trabajadora, la mujer y los grupos comunitarios. En el campo pastoral y de trabajo parroquial, hay laicos que participan en procesos de madurez en la fe y que han recibido una formación y capacitación como agentes de pastoral.

PÁRROCOS DE JESÚS OBRERO DE ZIPAQUIRÁ
NOMBRES APELLIDOS INICIO
Rafael Puentes Peralta 19/02/2000
Diego Heriberto Murcia Rojas 1/02/2007
José Vicente Salamanca Robayo 1/02/2013
César Augusto Márquez Rincón 1/11/2016